Español

Mundo sin Guerras y sin Violencia

Organización Humanista Internacional - Sitio Oficial

Posición con respecto a las crecientes tensiones causadas por el programa nuclear iraní

Desde que el Informe de la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA) sobre la situación actual del programa nuclear iraní fuera publicado(1) en noviembre del 2011, Israel, los EE.UU. y sus aliados se han apresurado a intensificar sus críticas al gobierno de Irán y sus verdaderas intenciones de cara a la repetida negación de Teherán de tener la intención de desarrollar armas nucleares. Según el informe de la OIEA el programa nuclear de de Irán podría tener una finalidad militar.

La discusión en todo el mundo se está recalentando al punto que un ataque contra Irán se ve como una clara posibilidad. Se pueden ver similitudes con la preparación para la guerra contra Irak en el 2003. En ese caso, los EE.UU. y sus aliados fueron a la guerra sobre la base de un informe del gobierno del Reino Unido que fue luego rotundamente refutado cuando la invasión fracasó en encontrar evidencia de armas nucleares o cualquier otra arma de destrucción masiva a pesar de que el informe afirmaba que tales armas podrían ser lanzadas en 15 minutos luego de una señal dada por Saddam Hussein. Teniendo en cuenta la cínica manipulación de las poblaciones occidentales por los gobiernos del Reino Unido y los EE.UU. en el período previo a la guerra de Irak, las pruebas utilizadas para justificar una intervención militar contra Irán deberían estar disponibles para una verificación independiente. Sin esto no hay ninguna garantía de que lo que se nos dijo no sea una sarta de mentiras diseñada para llevar a una población sin ánimo de guerra a otra más que no podemos permitirnos, ya sea en términos de costos económicos como en términos de costos humanos.

Ahora más que nunca, el Oriente Medio es una región muy inestable y muchos analistas advierten que un ataque contra Irán podría convertirse en un serio conflicto involucrando a otros países que tienen armas nucleares. Las consecuencias de este conflicto son impensables.

Por lo tanto Mundo sin Guerras y sin Violencia llama a todos los países del mundo:

  1. A no apoyar un ataque militar contra Irán por cualquier medio, y denunciar oficialmente tal ataque, a todos los niveles posibles, en las Naciones Unidas y en las alianzas militares, y no iniciar un ataque y no unirse a un ataque si es iniciado por otro país o coalición;
  2. Apoyar el establecimiento de una Zona Libre de Armas de Destrucción Masiva en Oriente Medio(2), para ayudar a establecer una conferencia sobre este tema tal como fuera acordado en la Conferencia de Revisión del TNP del 2010, para organizarla lo más pronto posible, y hacer todos los esfuerzos diplomáticos en esta conferencia para llevarla a buen término;

En el Tratado de No Proliferación de 1970, los estados no nucleares acordaron no desarrollar armas nucleares a cambio de una promesa de los Estados nucleares de deshacerse de sus arsenales nucleares. Ahora, más de 40 años más tarde, los cinco estados nucleares dentro del TNP siguen disfrutando de su estatus privilegiado y planean invertir cientos de miles de millones de dólares en la modernización de sus arsenales nucleares en un futuro próximo(3). Por cada informe que la OIEA podría escribir sobre el incumplimiento de Irán, podría haber cinco más sobre el cínico incumplimiento de los EE.UU., Rusia, Reino Unido, Francia y China, y su compromiso con el desarme nuclear. Ante esta situación no es de extrañar que la India, Pakistán, Israel y Corea del Norte decidieran mantenerse al margen del TNP al desarrollar sus arsenales nucleares.

Hasta que se logren conversaciones serias sobre la abolición nuclear, es probable que las tensiones internacionales sigan en aumento de la mano con la proliferación nuclear en otros países, especialmente aquellos que creen que su mejor póliza de seguro para su supervivencia radica en la posesión de armas nucleares.

Aspirando a evitar que surjan crisis similares en distintas regiones del mundo y para prevenir la proliferación nuclear Mundo sin Guerras y sin Violencia llama:

  1. A que todos los países poseedores de armas nucleares demuestren su buena fe en la búsqueda de la abolición nuclear, renunciando a las políticas de primer uso, disminuyendo la importancia de las armas nucleares en sus doctrinas militares, sacando del estado de alerta a sus armas nucleares y cancelando sus planes de invertir en la modernización de sus arsenales nucleares;
  2. A que todos los países del mundo apoyen la prohibición de las armas nucleares, para desarrollar esfuerzos diplomáticos hacia el inicio de negociaciones para una Convención sobre Armas Nucleares o un tratado similar o conjunto de tratados que prohíban la producción y el uso de armas nucleares y proporcionan los mecanismos para abolir los arsenales nucleares existentes;
  3. A que todos los países que producen energía nuclear revisen su política de energética y exploren las posibles fuentes de energía limpias y sostenibles, para reemplazar gradualmente su dependencia de los programas nucleares que van de la mano con la proliferación nuclear.

Las armas nucleares y un potencial conflicto nuclear son, sin duda, una de las mayores amenazas para el mundo de hoy. Un Irán con armas nucleares aumentaría el riesgo aún más. Mundo sin Guerras y sin Violencia lucha contra la proliferación de armas nucleares y se esfuerza por lograr la progresiva abolición nuclear. La historia nos ha demostrado que la mejor manera de lograr el desarme llega a través de la diplomacia en lugar de la intervención militar.

(1) http://s3.documentcloud.org/documents/265501/iaea-iran-report-nov-2011.pdf

(2) Incluyendo pero no limitado a las armas nucleares, químicas y biológicas

(3) http://www.defencemanagement.com/news_story.asp?id=17882